Suscríbete

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Qué quiere decir “sembrar agua”?

De la sequera llarga i intensa que patim n’hem de treure coses positives, una d’elles és prendre consciència del valor de l’aigua i del que es pot fer per afavorir-ne una bona gestió, fins el punt de saber sembrar aigua.

Qué quiere decir sembrar agua?

Un grave problema que sufren las tierras agrícolas y los bosques es que si el relieve tiene pendiente, el agua de lluvia tiende a correr por gravedad y no se infiltra en el suelo, hecho que provoca el fenómeno desertizador de la erosión.

Este problema, del que eran muy conscientes nuestros ancestros, hacía que construyeran paredes de piedra seca para hacer bancales planos y así hacer que el agua se filtrara y no se perdiera ni el agua ni el suelo. Cuando construían estas paredes de piedra seca nuestros antepasados estaban “sembrando agua”. La humedad retenida en el suelo garantizaba la supervivencia de la viña del Priorat , de las que había a los Riscos del Bertí y que contemplo cada día desde mi casa.

En el Parc de les Olors del Serrat miramos siempre de sembrar agua plantando líneas de aromáticas y árboles contra pendiente, de forma que al llover el agua no discurre por la pendiente sino que se va infiltrando y va formando pequeños bancales cada vez más planos.

Pero la desazón que tenemos a causa de la sequía tan larga como intensa nos ha hecho pensar y mucho en cómo de valiosa es la lluvia para la supervivencia de los seres vivos. Y a la vez, cómo tenemos que ser previsores y saber “sembrar agua”, porque si sembramos quizás cosecharemos… y sobreviviremos.

A continuación os explicamos algunos de los ejemplos de como los humanos hemos aplicado diferentes técnicas para sembrar agua.

La sembra i collita de l’aigua és un concepte que prové de les cultures indígenes dels Andes peruans. Abans que hi arribessin els colonitzadors els indígenes peruans es preocupaven de recollir l’aigua de pluja de l’escorrentia superficial de la part alta de la muntanya per infiltrar-la en els aqüífers ( d’això en deien sembrar-la), de manera que al cap d’un temps aquesta aigua omplirà manantials ,

La experiencia de los indígenas de los Andes peruanos

La siembra y cosecha del agua es un concepto que proviene de las culturas indígenas de los Andes peruanos. Antes de que llegaran los colonizadores los indígenas peruanos se preocupaban de recoger el agua de lluvia de los torrentes superficiales de la parte alta de la montaña para infiltrarla en los acuíferos (de aqui viene la palabra “sembrarla”), de forma que con el transcurrir del tiempo esta agua llenaría manantiales, pozos y ríos. Y también evitaban que el agua de lluvia corriera montaña abajo provocando una erosión intensa del suelo y sin que se  infiltrase en la tierra y fuera a parar a los pies de la montaña dónde estaban los poblados provocando inundaciones repentinas.

A Sierra Nevada es sembra aigua des de l’època del al-Ándalus mitjançant una infraestructura que es coneix com “acequias de careo”. Es tracta d’uns canals excavats en la part alta de la muntanya, on es concentra l’aigua del desgel i la pluja de les capçaleres dels rius i de les muntanyes per infiltrar-la muntanya avall,

La experiencia de Sierra Nevada

Pero el caso de los Andes peruanos no es el único. En Sierra Nevada se siembra agua desde la época del Al-Ándalus mediante una infraestructura que se conoce como “acequias de careo”. Se trata de unos canales excavados en la parte alta de la montaña, para concentrar allí el agua del deshielo, de la lluvia y de las cabeceras de los ríos de las montañas para infiltrarla montaña abajo, a las “simas, calaeros o matas”, de forma que el proceso de infiltración es lento y así se puede garantizar que los ríos del valle mantengan prácticamente constante su caudal.

Buena parte de los bosques de robles y de castaños de Sierra nevada y la vida en los pueblos de la Alpujarra granadina dependen de los “careos” que actualmente se vuelven a valorar y mantener, hasta convertirse en una de las características del paisaje cultural de esta Reserva de la Biosfera.

Pero además de recuperar “las acequias de careo” otra manera de sembrar agua es restaurar la cubierta verde, de forma que los enebros, las sabinas, y otros arbustos  que crecen en las montañas, son claves porque ayudan a estabilizar los suelos y evitar la erosión.


Para más información sobre “Las acequias de careo” de Sierra Nevada podéis consultar el enlace siguiente:

https://youtu.be/_zxpq1zg7fo

La propuesta de Keyline o línea clave desde Australia

En los últimos tiempos y normalmente vinculada a la agroecología y la permacultura se ha difundido la técnica del diseño Keyline que el ingeniero P. A. Yeomans desarrolló en los años 50 en Australia. Se trataba de controlar la escorrentía de la lluvia y ayudar a la infiltración en lugares con pendiente sin necesidad de hacer terrazas o bancales.

Se trata de una técnica que, respetando las curvas de nivel del terreno, se aplica un corte a la superficie del suelo (arado yeomans), para que el agua de lluvia se *filtre por estas líneas. Y esto favorezca que el suelo se vaya haciendo cada vez más fértil gracias a que el agua se infiltra y no erosiona la capa fértil.

Podéis ver más información sobre este tema en:

http://www.lineaclave.org/

https://youtu.be/C_6Hkl6zEJA

Si aneu mai a Madeira ben segur que fareu una passejada per “las levadas”. Es tracta d’un sistema de canals que recullen l’aigua provinent dels boscos de llorers o laurisilves que hi ha a la part alta de les muntanyes.

Las ”levadas” de Madeira

Si vais a Madeira muy seguramente daréis un paseo por “las levadas”. Se trata de un sistema de canales que recogen el agua proveniente de los bosques de laureles o laurisilvas que hay en lo alto de las montañas. En vez que el agua discurra libremente por las vertientes con pendiente provocando una erosión del suelo, el agua se recoge y se canaliza para aprovecharla y para que no perjudique el ecosistema. Las Levadas se construyeron alrededor del siglo XVI cuando se iniciaron los cultivos de caña de azúcar y más adelante viñas por parte de los pobladores de la isla. Se trataba de garantizar el abastecimiento de agua en los valles. Ya en el siglo XX las levadas se usaron para generar electricidad y más recientemente son un atractivo turístico porque se puede hacer senderismo andando por las veredas que acompañan las Levadas.

Pilar Comes Solé
Impulsora de la Xarxa Parc de les Olors

Scroll al inicio

Aquesta web utilitza "galetes" de tercers per desenvolupar determinats serveis. Si continúes, acceptes les "galetes" Més informació

Les opcions de galetes en aquesta web estan configurades per permetre "galetes" per oferir una millor experiència de navegació. Si segueixes fent servir aquesta web sense canviar les teves opcions o fas clic en "Acceptar" estaràs acceptant les "galetes" d'aquesta web.

Tancar