Suscríbete

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

No solo somos el que comemos, sino también como nos cuidamos

Nuestro cuerpo tiene contracciones, dolores musculares y molestias que nos hacen difícil relajarnos y poder dormir. Igual que entes otros artículos os hemos aconsejado el ungüento de árnica, romero e hipérico para ayudarnos a reducir los dolores, hoy os aconsejamos su complemento perfecto.

Una almohada contra el dolor y para el bienestar

No lo hago cada noche, pero a menudo antes de ir a dormir me caliento el cojín  terapéutico al microondas durante 2 minutos. Con el cojín muy caliente y una infusión acabada de hacer me voy al sofá. El cojín me lo pongo en la zona de detrás del cuello, en las malditas cervicales y la infusión me la voy tomando a sorbos  mientras espero el  reporte del tiempo de TV3. A menudo me duermo al cabo de pocos minutos sintiendo el aroma relajante de la lavanda que contiene la almohada y el calorcito que nos completa la sensación de bienestar.

A menudo sentimos malestares y dolores.

Nos han acostumbrado a los antiinflamatorios de síntesis. Una pastilla calmante  es muy fácil y rápida de tomar, pero hay remedios naturales como los que os acabo de explicar que tienen tanta o más eficacia y además suponen una experiencia placentera. Aqui es donde tomamos conciencia de que nos tenemos que cuidar. No solo somos el que comemos , sino también como nos cuidamos.

La cultura hedonista, del culto en el cuerpo se ha expresado y mucho en las prácticas para tener una estética que cumpla con los parámetros de belleza, pero también hace falta que nos sepamos cuidar nuestras dolencias. Un cuerpo que sufre se refleja en el rostro. No hace falta que esperemos a estar bien contracturados para aplicarnos la almohada terapéutica, hagámoslo como medida cotidiana y preventiva.

El cojín terapéutico del Parc de les Olors

El nuestro es un cojín que cosemos artesanalmente, por eso le hemos hecho una funda extraíble para que se puede lavar. Contiene una mezcla de diferentes cereales de cultivo ecológico y el 50% de su contenido es flor y semilla de lavanda.

Al calentarlo la lavanda extenderá su aroma y propiedades relajantes. Y cuando se os acabe el olor intenso de la lavanda solo hace falta que nos la compréis para poder volver a rellenarlo. Otra opción es asistir a la Fiesta de la lavanda,  que por cierto ya tiene las entradas en venta, y recojáis lavanda para poder volver a rellenarlo vosotros mismos. 

Cuidaros y sed felices!

Pilar Comes Solé
Impulsora de la Red Parc de les Olors

Scroll al inicio

Aquesta web utilitza "galetes" de tercers per desenvolupar determinats serveis. Si continúes, acceptes les "galetes" Més informació

Les opcions de galetes en aquesta web estan configurades per permetre "galetes" per oferir una millor experiència de navegació. Si segueixes fent servir aquesta web sense canviar les teves opcions o fas clic en "Acceptar" estaràs acceptant les "galetes" d'aquesta web.

Tancar