Suscríbete

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

5 beneficios del aceite de calendula

Venir al Parc de les Olors del Serrat en esta época, nos tendría que ofrecer la oportunidad de ver los campos de caléndula (Calendula officinalis) floridos. Pero la sequía tan prolongada que sufrimos tiene muy limitada la presencia del color amarillo y naranja de las flores de caléndula.

Del campo a la cosmética

El proceso de hacer una aceite de caléndula empieza con el cultivo de la planta (cultivo ecològico certificado). La caléndula es una planta de la que se cosecha la flor, porque es en los pétalos donde concentra sus principios activos.
Cosechamos las flores a mano una a una y las llevamos al secador. Una vez secadas, PROVITAL, un laboratorio de extractos vegetales, es  quién se encargará de hacer el macerado de las flores de caléndula en un aceite portador. Una vez hecho el extracto en aceite o oleato, se pasa al envasado.

Es muy fácil hacernos el aceite de caléndula en casa

1 paso: Disponer de flores de caléndula que colocaremos en un recipiente de vidrio. Hemos de procurar que sean de cultivo ecològico.
2 paso: Llenar el recipiente con un aceite portador. Los aceites que se usan más son el aceite de girasol y el aceite de almendras. Habrá que asegurarnos que el aceite cubra totalmente las flores y disponer el tarro de cristal en un lugar oscuro y si puede ser que haya contraste térmico entre el día y la noche.
3 paso: Tapamos bien el tarro de cristal y cada 3-4 días lo sacudimos para ayudar a la transferencia de principios activos de la flor al aceite y que estén muy sumergidas las flores y no haya peligro que se hagan hongos.
4 paso: Luego de 40 días de maceración ya se podrá colar, descartar la planta  y envasar nuevamente. Ya tendremos un buen aceite de caléndula casero!

Por qué es tan bueno el aceite de caléndula?

Los pétalos de la caléndula, para poder soportar el sol, generan un principio activo protector. Este principio activo es el que funciona de restaurador de los tejidos. Contiene mucílagos y otros principios que aplicados a la piel, tienen cumplen tres funciones : son emolientes, son regenerantes de tejidos y ayudan a hidratar la piel, por eso se usa como materia básica de todo producto cosmético de calidad.

Hidratante y emoliente son términos que suelen confundirse. 

El término hidratante se refiere directamente al agua. Los productos diseñados para hidratar la piel (llamados también humectantes, ayudan a la piel a absorber más agua (o evitar su pérdida). Los productos para hidratar la piel también pueden extraer agua de las capas más profundas de la piel y llevarla a las capas externas. La hidratación se centra en infundir agua en las células para que se rellenen.

Las células de la piel poseen de forma natural una barrera protectora que “sella” y evitar la deshidratación. Los emolientes (también llamados “humectantes”) se centran en reforzar esta barrera para mantener el agua dentro de la célula..

Los emolientes suavizan y alisan la piel. Cuando un emoliente contiene una cantidad aceite, aumenta su eficacia para formar una capa protectora sobre la piel, atrapando la humedad sin permitir que se escape.

El aceite de caléndula es un hidratante i emoliente, regenerante  imprescindible para la piel, puesto que permite hidratarla y regenerarla y a su vez reformar la barrera protectora. Es muy conocido para aplicar a pieles delicadas como la de los bebés, a quienes se les puede hacer un masaje con este producto después del baño para evitar la dermatitis provocada por el uso de los pañales.

También lo podemos incorporar en nuestro día a día para combatir eccemas, dermatitis, úlceras, quemaduras, cicatrices, acné o picor y picaduras de insectos entre otros. Es un fabuloso por su acción nutritiva, regenerante, calmante y antiséptica.

Otro de sus usos, al ser un aceite poco oclusivo, es como mascarilla facial. Su uso nocturno contribuye a la acción regenerativa de la piel, sellando la barrera cutánea para permitir la actividad celular nocturna. Su uso diurno también pude servir como hidratante extra de la piel en casos de pieles muy secas.  

El aceite de caléndula también se usa como aceite ‘portador’, para poder diluir los aceites esenciales. Por ejemplo, en este tiempo de resfriados muy abundantes, si añadimos 2-3 gotas de aceite esencial de tomillo blanco (thymus mastichina) a un poco de aceite de caléndula y masajeamos el pecho congestionado, obtendremos un aceite balsámico, expectorante i mucolítico fantástico que nos ayudará a respirar mejor y nos remitirá la irritación de cuello y bronquios.

Como bien sabéis, el Parc de les Olors es sinónimo de salud. Para que disfrutéis de las propiedades del aceite de caléndula, todos aquellos que hagáis una compra superior a 60€ en la tienda online, obtendréis de regalo este magnífico producto!

Júlia Ribas Cortina
Coordinadora de escuelas i actividades del Parc de les Olors del Serrat

Scroll al inicio

Aquesta web utilitza "galetes" de tercers per desenvolupar determinats serveis. Si continúes, acceptes les "galetes" Més informació

Les opcions de galetes en aquesta web estan configurades per permetre "galetes" per oferir una millor experiència de navegació. Si segueixes fent servir aquesta web sense canviar les teves opcions o fas clic en "Acceptar" estaràs acceptant les "galetes" d'aquesta web.

Tancar